• c/Clot 21-23, baixos. 08018, Barcelona
  • +34 635 886 930

Pedimos al Ayuntamiento de Barcelona que no acelere desalojos

  • Veintidós familias que viven en asentamientos de propiedad pública y privada en Barcelona han sido afectadas, durante el último año, por procesos de desalojo promovidos por el consistorio municipal, alegando que vivían en infraviviendas.
  • Una quincena de familias y la asociación Amics del Moviment Quart Món se han dirigido al Síndic de Greuges de Barcelona para que verifique que se trata de procesos proporcionales y que respetan los derechos de las familias afectadas.

 

Desde la asociación Amics del Moviment Quart Món Catalunya nos hemos dirigido al Síndic de Greuges de Barcelona para denunciar la situación en la que se encuentran 22 familias que viven en asentamientos informales en la ciudad y que, durante el último año, han sufrido procesos de desalojo que tienen en común la participación activa del Ayuntamiento de Barcelona como parte ejecutora.

Se trata de familias que llegaron a Barcelona hace más de veinte años y que, a pesar de que sus hijos e hijas han nacido y están escolarizados en la ciudad, desconocen lo que representa disponer de una vivienda estable y segura. De las 22 familias afectadas, 15 se han unido para presentar una queja en el Síndic de Greuges de Barcelona y exponer su situación. La quincena de familias representan a 30 personas adultas y 24 niños, niñas y adolescentes.

Desde Amics del Moviment Quart Món lamentamos que el Ayuntamiento de Barcelona haya intervenido en los procesos de desalojo de todas estas familias, tanto si la propiedad del terreno de los solares es pública como si se trata de suelo privado. Durante el último año hemos comprobado cómo el consistorio ha acelerado los procesos de desalojo mediante procedimientos contencioso-administrativos, alegando que las familias viven en infraviviendas que no reúnen las condiciones de seguridad para vivir.

Es el propio Ayuntamiento el que ordena y acelera los desalojos. Sus informes definen como infravivienda los solares y naves donde vivimos y dicen que el desalojo se hace para nuestra seguridad. En realidad, cada desalojo nos deja en una situación de mayor inseguridad”, afirman las mismas familias en la carta que han hecho llegar al Síndic de Greuges y que cuenta con el apoyo de Amics del Moviment Quart Món.

Este procedimiento contencioso administrativo significa que las familias no saben que serán desalojadas hasta el mismo momento en el que la Guardia Urbana se presenta en el espacio para efectuar el desalojo y, por tanto, no ha habido opción de informarse sobre su caso en la Ciudad de la Justicia, acceder a un abogado/a de oficio y a tener un procedimiento judicial en el que poder defenderse, así como tampoco han tenido tiempo de recoger sus pertenencias y buscar otro espacio donde vivir. “Estos procedimientos dejan a las familias afectadas en una posición de inseguridad y, en cierto modo, son contradictorios con el seguimiento y apoyo social que desde el Ayuntamiento de Barcelona se da a estas familias específicamente por el hecho de vivir en infraviviendas”, afirma la presidenta de Amigos del Movimiento Cuarto Mundo, Gemma Antón.

En la carta que han dirigido al Síndic de Greuges de Barcelona, ​​las familias afectadas piden que no se aceleren los procesos de desalojo por motivos de infravivienda, tener información sobre los procesos para poder acceder a un abogado y defender sus derechos, y apoyo para acceder a un lugar estable donde vivir, entre otros.

En julio de 2021, el Síndic de Greuges de Catalunya instó al Ayuntamiento de Barcelona a resolver la problemática de los asentamientos de la ciudad donde también viven menores de edad y luchar contra su exclusión residencial. Según datos del Ayuntamiento de Barcelona, ​​en la ciudad viven 865 personas en solares, fábricas desocupadas y locales con dinámica de asentamientos, de las que al menos 200 son niños, niñas y jóvenes menores de edad.

 

Más información: