• c/Clot 21-23, baixos. 08018, Barcelona
  • +34 635 886 930

“Queríamos construir un proyecto que durase en el tiempo, cercano y en el que las familias avanzaran”

Rina Decap és una de les persones que va crear Amics del Moviment Quart Món fa més de 20 anys. Durant 15 anys ha estat al costat de famílies que viuen en una situació vulnerable i ha ensenyat a molts voluntaris i voluntàries què significa la paraula acompanyar. Ara fa un temps que viu a Xile, el seu país d’origen, però segueix el projecte de prop. Hem parlat amb ella perquè ens ho expliqui!

Com i per què va començar Amics del Moviment Quart Món?

Todo empezó porque a un grupo de amigos y a mí nos nació la inquietud de hacer algo social para estar al lado de las personas más vulnerables. Yo soy chilena pero en ese momento no encontraba apoyo en mi país. Por casualidades de la vida, en Chile conocimos al sacerdote Agustí Viñas, que trabajaba en una parroquia del barrio de Poblenou, en Barcelona. Nos habló de un grupo de familias de Galicia y de Portugal que andaban por el Poblenou con bastantes necesidades y se ofreció a ayudarnos y a facilitarnos lo que necesitáramos para poder acompañarlas.

Cristina, la compañera con la que queríamos poner en marcha el proyecto, fue a Barcelona para confirmar la realidad de estas familias y vio que estaban muy solas. El 6 de enero de 1997 yo aterricé en Barcelona y juntas empezamos la asociación Amics del Moviment Quart Món.

Per què vau decidir acompanyar aquestes famílies?

Una de las características que creo que tienen todas las personas que viven en situación de pobreza, sobre todo en Europa, es la soledad. Y lo contrario de la soledad es acompañar, estar cerca… Eso es lo que hicimos durante los primeros años de la asociacion, en un proceso lento pero positivo.

Encontramos a un grupo de familias muy abiertas y con ganas de compartir su situación, sus necesidades, sus proyectos, sus esperanzas. Vivían en las calles, de manera muy precaria en sus caravanas-vivienda. Decidimos acompañarlas y estar cerca, meternos en su vida y demostrarles que valía la pena la confianza; porque sin confianza es imposible hacer una asociación como Amics del Moviment Quart Món, con tantos signos de esperanza.

Com recordes aquells anys?

De mucha sencillez por parte de las personas que estábamos colaborando; no teníamos muchos recursos pero la parroquia nos apoyaba. Fueron años de mucha honestidad y cercanía hacia las familias, intentando acercarnos a su realidad en las calles. Hubo muchas cosas positivas: las familias que nos abrían sus casas, personas a las que les contábamos lo que hacíamos y nos ofrecían ayuda, voluntarios y voluntarias que fueron llegando por el boca a boca, etc.

Vas dedicar molts anys a acompanyar les famílies i, tot i que fa un temps vas tornar a Xile, segueixes el projecte des de la distància. Com el veus?

Viviendo a 11.000km de distancia veo un proyecto con mucha riqueza, lo que queríamos construir: un proyecto que durase en el tiempo, que fuera fiel a esta cercanía y a esta humildad, un proyecto en el que las familias avanzaran.

Siento que la situación de las familias ha mejorado en muchos aspectos. Hay familias que ya no viven en las calles, en los solares y las fábricas vacías; han podido avanzar y conseguir una situación mejor para sus hijos. Algunas de estas personas, por ejemplo, han conseguido trabajo o están acabando los estudios.

L’amistat com a base de l’acompanyament

Quin creus que és el principal repte que encara queda pendent?

El reto es que la sociedad no excluya a estas familias porque todavía siguen viviendo la soledad y son invisibles para la sociedad catalana. En este contexto, siento gratitud hacia las personas voluntarias que aportan al proyecto y que piensan que vale la pena seguir acompañándolas.

Per acabar, què significa per a tu la paraula amistat?

La palabra amistad es una cosa que tengo muy interiorizada. Primero porque creo en la fidelidad de las personas. Creo en las familias, en las voluntarias, creo que las personas podemos ser buenos amigos y eso significa confiar, empatizar, estar cerca… Incluso en esos momentos en los que puedo estar super agotada y super cansada, yo en la distancia de estos 11.000km, busco a las familias, les hablo, estoy siempre preguntando cómo van, como están avanzando…

Eso es para mí la amistad, ser fiel a esta confianza, a estas personas con las que no teniendo nada común me abrieron sus casas y su historia de vida y me dijeron “esto es lo que vivimos, Rina, esto es lo que necesitamos y en esto queremos que nos acompañes”.

LEAVE A COMMENT